ONTINYENT

ONTINYENT
Habitantes:37.518
Altitud:382 mts
Dirección:Plaça Major, 1 - 46870
Teléfono:962918200

Oficina Turismo

.Plaza Sant Roc 2 Tel: 962916090 Fax: 962916303 Web: http://www.turismo.ontinyent.es/ Email: ontinyent@touristinfo.net

Descripción

El núcleo urbano de la ciudad d’Ontinyent es la parte más oculta y más seductora, cargada de historia. No es cosa fácil descubrirla, pero el misterio que la envuelve es un excelente aliciente para desvelar sus secretos.
El centro histórico es una sucesión de casas apiñadas en calles sobre grandes desniveles y, por eso empinados, coronada por el núcleo amurallado, se encuentra la Vila. Esta disposición contrasta con las nuevas áreas de expansión urbana en los planos, hoy barrios populosos, como los de Sant Josep y de Sant Rafael que concentran el grueso de la población. Los polígonos industriales y los nuevos barrios, que han hecho incrementar la altura de los edificios, ocultan, quitado de la parte de poniente, el majestuoso y esbelto campanario de la Vila, que nos servirá como referente para situar el núcleo histórico.

MONUMENTOS:
Plaza Mayor
- Llotgeta de Mostassaf
- L'almodí Vell
- Els Porxets
- El palacio de los condes de Torrefiel
- Iglesia de Santa Maria y
Capilla de la I. Concepción
- Convento de las Carmelitas
- La Vila
- Plaza de la Vila
- Plaza de Baix
- Pont Vell
- Carrer Major
-
Iglesia Sant Miquel
- Iglesia Sant Carles
- Iglesia Sant Francesc


ARTESANIA:

 Colchas, mantas,cortinas y otros textiles para el hogar. 

INFORMACIÓN TURÍSTICA: 
TOURIST-INFO ONTINYENT 
Plaça de Sant Roc, 2
46870 – Ontinyent 
Tel. 962916090 – Fax 962916303 
ontinyent@touristinfo.net

Interés turístico



"La presencia de la industria textil  marca la fisonomía y dota de personalidad a la capital de la comarca de la Vall d’Albaida.Pero la metamorfosis de una sociedad de base agraria con presencia de las actividades industriales en una sociedad plenamente industrial tiene lugar en la década de los cincuenta. Así muchos conjuntos urbanos y algunos barrios aún guardan el encanto de antaño: cajitas de fruta y hortalizas a las puertas de las casas como improvisado mostrador, de la impronta labradora. Lo constata en el Poble Nou y en la calle de Sant Antoni, construidos en los siglos XVIII y XIX. El aliento de vida de la ciudad ha sido el agua. La abundancia de las fuentes se ha invocado, erróneamente, para explicar el topónimo. La entidad demográfica d'Ontinyent se explica, sobre todo, por la existencia de una huerta muy extensa, una de las diez huertas valencianas más importantes. La abundancia de agua y el aprovechamiento de las posibilidades topográficas de los saltos de agua como fuente de energía explican la formidable concentración de molinos y batanes o ingenios manufactureros de la lana, primero, y también del papel, ya en el siglo XVIII. Tenemos que sumarle la presencia de una numerosa cabaña ganadera de ovicápridos, que explica la pujanza manufacturera d’Ontinyent en época medieval y moderna. Ontinyent era en estos momentos una de las diez poblaciones más importantes del país.

Gastronomía

A pesar de la fuerte difusión de nuevos hábitos alimentarios asociados a la industrialización del comer y la incorporación de nuevos aparatos de cocina en el hogar, en Ontinyent la dieta diaria de la mayoría de las casas sigue siendo la tradicional. Eso es, una cocina determinada por el área geográfica donde vivimos, y por tanto basada en los ingredientes básicos de la dieta mediterránea. En nuestros campos aún se mantiene preponderante el cultivo de olivares. Su zumo es procesado en la almazara de la Cooperativa de Ontinyent, donde también se puede encontrar un amplio surtido de vinos embotellados por la cooperativa. Aceite y vino se encuentra siempre encima de los manteles a la hora de comer. Los labradores de la ciudad también generan aún hoy otros de los ingredientes básicos de la cocina ontinyentina, como es el caso de la miel.  De hecho la miel es una pieza presente en nuestra repostería, como ingrediente o como acompañante. De monjàvines y otros dulces artesanales como las yemas de huevo o los pasteles de moniato se pueden encontrar en lugares como la pastelería Hijos de Teodoro Mora. El obrador, antiguamente cerería, fue fundado en el 1786, y a partir de 1877, bajo el reinado de Alfonso XII, fue el proveedor de la Casa Real. Las amas de casa aún tienen costumbre de elaborar sus propias cocas, dulces o saldadas, y llevarlas a cocer al horno. Allí también se suelen cocinar las populares cazuelas al horno. Perduran aún en la sabiduría cotidiana la elaboración de conservas de frutas y verduras de temporada, y el adobo de olivas. Ligado al fuerte vínculo de la ciudad con la tierra, hoy industrial pero antiguamente agrícola, hay una amplia tradición de carniceros. Los embutidos de Ontinyent tienen un gran renombre, sobre todo les botifarres (las butifarras). De hecho en el mercado Central de Valencia se publicita el origen ontinyentí del embutido como reclamo publicitario y marca de prestigio. En diversos restaurantes de renombre de la ciudad se pueden encontrar platos que recuperan la gastronomía tradicional basada en los embutidos caseros y en la más amplia gama de arroces, como el de alubias y nabos. .

Galeria

mapa

Comentarios

* Resgistrate para poder añadir comentarios, o haz login si ya eres usuario.